Creación de empresas de base tecnológica


  • Iniciativa pionera que ha impulsado la creación de empresas de base tecnológica en universidades públicas españolas. La liberación de las obligaciones de docencia del profesor y el asesoramiento personalizado han sido las claves para lanzar 15 proyectos emprendedores, en sectores tan diversos como: TIC, ciencias de la vida, biotecnología, agroalimentario, energía o ciencias sociales.

    Leer más

A la hora de lanzar una empresa de base tecnológica existen un serie de requisitos indispensables que deben definirse e incentivarse en el proceso de creación de la Spin off o Start up, ya que determinarán el éxito o fracaso de un proyecto empresarial de este tipo. Estos son: dominar la tecnología, formar un equipo promotor fuerte, disponer de un buen producto o servicio innovador, proteger adecuadamente la ventaja competitiva, acceder al mercado con una sólida estrategia comercial y formar parte de un entorno innovador y networking.

En función de estos factores estratégicos se articula todo el proceso de creación de una empresa de base tecnológica. Éste se compone de una serie de etapas fundamentales:

El proceso de creación de una empresa de base tecnológica comienza cuando los profesionales o investigadores detectan que tienen un resultado de investigación, una tecnología o un conocimiento innovador con alto potencial de crecimento empresarial y disponen de una idea de negocio para explotarlo comercialmente en el mercado.

Esta invención con potencial comercial ha de estar asociada a un proceso, producto o servicio ofertable al mercado por la futura empresa, y cumplir las siguientes características:

  • Tener potencial de mercado.
  • Ser una tecnología suficientemente madura basada en resultados de investigación.
  • Disponer de una estrategia de propiedad intelectual adecuada para crear una ventaja competitiva como empresa.

Con ello a favor, los profesionales e investigadores deben detallar la idea de negocio, describiendo la oportunidad de negocio que existe y cómo la futura empresa pretende aprovecharlo.

El equipo humano que promueve la creación de una empresa de base tecnológica es la parte más importante del proyecto empresarial. Es el personal que conoce la tecnología, concibe la idea de negocio, elabora el plan de empresa y participará en el capital social y financiero de la futura empresa.

Lo ideal es reunir un equipo multidisciplinar, compuesto por personal con alta cualificación y diferentes perfiles académicos y profesionales, que combinen conocimientos científicos con la gestión empresarial y avalen el proyecto empresarial con sus trayectorias profesionales. Todos deben tener un elevado compromiso con el proyecto empresarial, compartir una serie de objetivos y metas comunes con la empresa y asumir roles específicos y complementarios entre sí.

En el caso de las Spin off universitarias existen una serie de consideraciones legales que definen las modalidades de participación en las EBT de los miembros de la comunidad universitaria, específicamente de profesores universitarios e investigadores. Estos pueden participar desde una vinculación plena, compatibilizando funciones o como asesores científicos. Las modalidades concretas de participación difieren según el país iberoamericano, siendo determinadas por leyes nacionales y normativas específicas de cada universidad o centro de investigación.

En el equipo promotor una o más personas deben asumir el liderazgo del proyecto emprendedor. En la mayoría de los casos, éste es un factor muy valorado por los inversores a la hora de conceder financiación.

El plan de negocios, también llamado plan de empresa o business plan, es una herramienta imprescindible para definir las peculiaridades del proyecto empresarial que se pretende lanzar al mercado y, a lo largo del proceso, se convertirá en la guía de actuación del equipo emprendedor.

El plan de negocios es un documento en el que se ha de identificar, describer y analizar la oportunidad de negocio; analizar la viabilidad económica, técnica, de mercado y financiera de la misma, y detallar los primeros pasos que serán necesarios para iniciar la actividad empresarial. Su horizonte temporal se situa, normalmente, entre los 3 y 5 años.

Existen diversas propuestas para elaborar un plan de empresa, le presentamos una serie de recomendaciones útiles para la elaboración de un plan de empresa.

La financiación de las empresas de base tecnológica, spin-off y star-up, requiere de una combinación de diferentes fuentes de aporte económico en distintas etapas del ciclo de vida de la empresa. Estas fuentes de financiación pueden ser propias de los emprendedores o proceder de fondos ajenos, y ser tanto públicas como privadas. Entre las fórmulas de financiación más relevantes destacan el Capital Riesgo y los Business Angels.

Un plan de negocio deberá planificar varias rondas de financiación, según el desarrollo estimado de la empresa, para consolidar el crecimiento del proyecto. Sin embargo, deberá ser una planificación flexible puesto que se ha de ser capaz de adaptar la estrategia de financiación a la evolución final de la empresa en el mercado.

A continuación, proponemos una clasificación de fuentes de financiación para empresas de base tecnológica.

Una vez constatada la viabilidad comercial y la rentabilidad económica del proyecto empresarial se ha de decidir el acuerdo específico de transferencia de tecnología que adoptarán las partes involucradas para explotar comercialmente la tecnología. Se trata, por tanto, de un proceso negociador entre las partes, especialmente en caso de Spin off universitarias.

En este proceso se determinan también las modalidades de remuneración que se utilizaran. El más empleado suele ser el pago de regalías o royalties como mecanismo de retribución, seguido de otras modalidades como un pago inicial (up front fee) y royalties; una participación en empresas constituidas para explotar la tecnología; o pagos a cuenta (lump sums según milestones).

El paso previo a la puesta en marcha de la empresa es la gestión de los trámites legales y administrativos necesarios para constituir oficialmente la empresa. Estos son específicos de cada país iberoamericano.

Contenidos Relacionados

empresa de base tecnológica