Las indicaciones geográficas son una modalidad de protección del conocimiento científico. En concreto, representan signos utilizados vincular productos con un origen geográfico concreto, que les aporta cualidades o una reputación derivadas específicamente de su lugar de origen.

Por lo general, una indicación geográfica consiste en el nombre del lugar de origen de los productos. Un ejemplo típico son los productos agrícolas que poseen cualidades derivadas de su lugar de producción, y están sometidos a factores locales específicos como el clima y el terreno. Además, pueden ser también cualidades referidas a habilidades de fabricación o tradiciones.

El hecho de que un signo desempeñe la función de indicación geográfica depende de la legislación nacional y de la percepción que tengan de ese signo los consumidores.

Para una protección internacional está El Sistema de Lisboa (WIPO) que ofrece un medio de obtener protección para una indicación geográfica en las Partes Contratantes del Arreglo de Lisboa mediante un trámite único de registro y un solo conjunto de tasas.

Además, desde un enfoque de inteligencia tecnológica, en #MoocVT podrá aprender cómo aprovechar el valor informativo de este tipo de protección del conocimiento desde la vigilancia e inteligencia tecnológica con el Módulo: Información tecnológica y empresarial: patentes, modelos de utilidad y marcas.

Más información: WIPO