Tratados y acuerdos internacionales



La Academia de la OMPI se creó en 1998 y su labor es mejorar la capacidad de los países a la hora de utilizar el sistema de propiedad intelectual. Ofrece una amplia cartera de formación especializada en propiedad intelectual, impartida por expertos y dirigida a destinatarios muy diversos.

Leer más

Los derechos de propiedad intelectual y los registros de propiedad industrial son territoriales, cada Estado tiene su propio sistema y la validez abarca el territorio para el que se concede. De ahí que, por ejemplo en el caso de títulos de propiedad industrial como las patentes, se tengan que presentar cuantas solicitudes como Estados se escojan para proteger esa invención. Quedando, además, en aquellos países donde no se solicita la protección, la información de dominio público, pudiéndose explotar libremente.

Existen distintos niveles de registro: nacional, comunitario e internacional, regulados por una serie convenios internacionales que permiten solventar estos inconvenientes. Son acuerdos que posibilitan que los ciudadanos miembros de los Estados firmantes de estos convenios se beneficien de ciertos privilegios, sobre todo el de "trato nacional" y el establecimiento de un procedimiento común de concesión de patentes.

Estos acuerdos internacionales son:

El Convenio de Berna establece una unión internacional para la protección de los derechos de autor sobre las obras artísticas y literarias. Recoge el principio del trato nacional, según el cual los autores pertenecientes a uno de los países de la Unión gozarán en las otras naciones, para sus obras, estén o no publicadas en una de ellas, de los derechos que las leyes respectivas conceden o concederán a sus nacionales.

Más información: WIPO

El Tratado de Budapest sobre Depósito de Microorganismos de 1977 es un acuerdo sobre el reconocimiento internacional del depósito de microorganismos a los fines del procedimiento en materia de patentes.

El acuerdo establece además la creación de las Autoridades Internacionales del Depósito, entidades capacitadas para aceptar microorganismos a los fines de patentes y cuyo depósito se entiende hecho para todos los países miembros del Tratado.

En España existe una Autoridad Internacional de Depósito. Está ubicada en la Universidad de Valencia, en la sede de la Coleción Española de Cultivo Tipo, y admite el depósito de determinados tipos de microorganismos, ya que no todas las Autoridades Internacionales admiten todo tipo de microorganismos.

Más información: WIPO

La Organización Mundial del Comercio constituye el marco institucional común para el desarrollo del comercio internacional de mercancías. El Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) modifica aspectos fundamentales del sistema internacional de la Propiedad Industrial e Intelectual al ampliar o complementar los acuerdos internacionales existentes en la materia.

Más información: WIPO

El Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) firmado en 1970, permite iniciar con una sola solicitud el proceso de solicitud de patente en más de 130 Estados.

El PCT contiene normas de procedimiento, aplicándose las sustantivas y los requisitos propios de cada país. Una vez solicitada la patente en la Oficina Nacional el proceso continúa en las oficinas de los países designados en la solicitud. Se trata de uno de los tratados más importantes en materia de patentes.

Más información: WIPO

El Convenio de Munich sobre la concesión de patentes europeas entró en vigor para España en 1986. Es un tratado internacional que no forma parte del derecho comunitario. El convenio establece un sistema común de concesión de patentes para los treinta y un Estados europeos. Depositando una única solicitud se pueden obtener patentes en todos los países que son miembros del Convenio. No se trata de la misma patente para todos los países, sino tantas patentes como países se hayan designado en la solicitud.

A diferencia del resto de tratados internacionales, el Convenio Europeo de Patentes se rige por el principio de puertas abiertas, cualquier ciudadano del mundo puede solicitar patentes.

Más información: OEMP

El Convenio de la Unión de París para la Propiedad Industrial fue firmado en 1883. Posteriormente, ha tenido diversas revisiones, siendo la última el Acta de Estocolmo de 1967. Sus beneficios se extienden a más de cien Estados y entre los derechos que otorga destacan:

  1. Principio del trato nacional: cualquier solicitante que sea nacional de un país miembro tiene derecho al mismo trato que los nacionales del país en que se solicite.
  2. Beneficio de prioridad unionista: el solicitante que deposite una solicitud en alguno de los países de la unión gozará, para efectuar el depósito en los otros países, de un derecho de prioridad durante los plazos fijados.

Más información: WIPO